LA REPÚBLICA CULTURAL DEL PAPEL

Un lugar donde nada tiene precio y todo tiene valor; donde no hay Bourbones, ni Papas, ni corrupción. "Todo para el papel, pero sin el papel!!"

sábado, julio 25, 2009

PARAFILIAS II

Segunda y última entrega de las parafilias más enfermizas:


Flatofilia: Excitación ante el olor de los gases intestinales.
(A esta gente no hay que regalarle colonia; una caja de bombas fétidas y son los más felices de la tierra)

Formicofilia
: Excitación al reptar insectos o animales pequeños sobre los genitales.
(Menos mal que son animales pequeños, porque no me quiero ni imaginar a un elefante africano caminando por esa zona...)

Fratrilagnia: Excitación con las relaciones sexuales incestuosas.
(Esto lo practicaban mucho los Borbones, y míralos cómo están todos, medio tarados)

Froteurismo: Excitación al frotar los genitales contra el cuerpo de otra persona.
(Frote ¿qué? a eso se le llama arrimar la cebolleta, de toda la vida)

Ginemimetofilia: Atracción por los hombres travestidos.
(Yo prefiero que no sea hombre y que no vaya "vestido", pero cada uno a lo suyo)



Para ser travesti le falta un poco, pero para ser jilipollas ya lo tiene todo


Gomfipotismo: Excitación provocada por los dientes.
(No está claro si son dientes impolutos o si la cosa va más encaminada hacia las caries, el sarro o la piorrea avanzada)

Gregomulcia: Excitación por ser manoseado por una persona desconocida en una multitud.
(Con la tontería, a más de uno de estos le habrán birlado la cartera sin darse cuenta)

Hematofilia: Excitación ante el derramamiento de sangre.
(La parafilia de los asesinos en serie,de los vampiros y de la gente que trabaja en los mataderos)

Hibristofilia: Atracción por las personas que han cometido un crimen.
(Esto explica todas las cartas "de amor" que reciben las alimañas que habitan los corredores de la muerte y derivados)

Hierofilia: Excitación ante las cruces.
(Eso también me pasa a mí, cada vez que veo una cruz me da ganas de romperla contra el suelo)

Higrofilia: Excitación ante cualquier fluido corporal.
(Cuando llores, no te consolará; cuando sangres no te curará... pero su cachondez será tal, que es posible que te acabe violando)

Hipnofilia: Excitación al contemplar personas dormidas.
(Personas dormidas que, cuando despiertan notan con estupor cómo lo que tienen pegado a los ojos no son precisamente legañas)

Hirsutofilia: Atracción por personas velludas.
(Ni metrosexualidad, ni Corporación dermoestética ni ostias, el pelo selvático siempre tendrá su público)

Ignimasmanía: Excitación al excitar a una persona para incitarla a la masturbación.
(Vaya, vaya, toda la vida pensando que los/las calientabraguetas sólo buscaban alimentar su ego y ahora resulta que los pobres sólo lo hacen para satisfacer sus necesidades sexuales...)

Jactitafilia: Excitación por el relato de las propias hazañas sexuales.
(Contar abiertamente las hazañas sexuales es de ser un fantoche; contarlas siendo mentira, como la mayoría de las "hazañas", es de ser muy fantoche; pero contarlas siendo mentira, y encima excitarte, es de ser muy fantoche y además tonto)

Keraunofilia: Excitación por los rayos y truenos.
(¿Y los relámpagos qué? ¿es que acaso no tienen sex-appeal?)

Knisofilia: Excitación al oler incienso.
(Incienso: de la liturgia religiosa al mundo de la lujuria en 2 sencillos pasos)

Lactafilia: Excitación al amamantar pechos
(Quitarle el alimento a los recién nacidos... ¡sinvergüenzas!)

Latronudia: Excitación por desnudarse ante el médico, fingiendo una dolencia.
(Están los que fingen depresiones para que les den la invalidez, y están estos. Al final es el pobre médico el que queda como un primo mientras los otros cobran sin pegar ni chapa o se hacen pajas a su costa)

Logizomecanofilia: Excitación por los ordenadores.
(Esto debe de venir de hace años, cuando todavía se utilizaban los disquettes y los que tenían mucha hambre se lo intentaban montar con la ranura de la disquetera)

Melolagnia: Excitación al oír música.
(No sabemos si se ponen igual de calentorros al oír Death Metal que al oír un Minueto para Clavicordio)

Menofilia: Excitación por todo aquello que tiene que ver con el tema de la menstruación femenina.
(-Hola, soy tu menstruación -Pasa, te estaba esperando, ve desnudándote)



Un menófilo cualquiera el día de Carnaval


Merintofilia: Excitación sexual provocada por estar atado.
(¿En cualquier situación? Me parece a mí que si estás atado porque 5 sicarios de Europa del Este quieren hacerse un collar con tus tripas, no te pones cachondo ni a la de tres)

Misofilia: Atracción por la ropa sucia.
(¡Y lo que te ahorras en detergente!)

Nasofilia: Excitación por las narices de gran tamaño.
(Efectivamente, otros que viven engañados pensando que el tamaño de la nariz es proporcional al del aparato sexual)

Necrofilia: Excitación al copular con cadáveres.
(El grado de putrefacción ya se deja a gusto del gourmet)

Nepirastia: Excitación proveniente de tener alzado a un bebé.
(No basta con tenerlo cogido, hay que alzarlo bien alto, como si fuera la copa del mundial de Fútbol)

Nosolagnia: Atracción por personas con enfermedades terminales.
(Ellos también están enfermos, que no lo duden)

Odaxelagnia: Excitación al morder o ser mordido.
(Claro caso de síndrome del Australopithecus)

Ofidiofilia: Atracción por los reptiles.
(Preferiblemente alargados, sin extremidades, de forma cilíndrica y con un diámetro no superior a los 10 cm)

Olfactofilia: Excitación por el olor de la transpiración, especialmente de los genitales.
(¡E cuando arrivo a casa, e comincio a sudare, mia ragazza mi olora le colloni e velocemente andiamo a scopare!)

Partenofilia: Atracción por las vírgenes.
(A mí me pasa todo lo contrario, cuando entro en una iglesia sólo pienso en botarles fuego)

Pediofilia: Atracción por las muñecas.
(¿Pero muñecas tipo Baby barrigitas o de las que tienen agujeros del amor?)

Picacismo: Excitación sexual al introducir alimentos en cavidades corporales para que alguien los recupere con la boca.
(Con el hambre que hay en el mundo y estos gorrinacos jugando con la comida... espero que luego se los coman)

Pigmalionismo: Atracción por estatuas o maniquíes desnudos.
(Y vosotros creyendo que las manchas de las estatuas del parque eran cagadas de palomo...)



Preferiría la Venus de Milo, pero esta es la que está más cerca de su casa


Psicrofilia: Excitación debida al frío o a ver a personas con frío.
(Esta gente suele montar sus festines sexuales en lugares tan pintorescos como Siberia o la Antártida)

Pubefilia: Excitación producida al contemplar vello pubiano.
(No me extraña que esto ya sea una parafilia porque hoy en día se depila hasta el tato)

Quinunolagnia: Excitación sexual en situaciones de peligro o comprometidas.
(Con tipos de estos en un avión a punto de irse a pique la situación surrealista está garantizada: todos histéricos, llorando, rezando... y ellos dale que te pego)

Renifleurismo: Excitación ante el olor de la orina.
(Si esta gente visitara la Calle Mealla de Castellón en fiestas tendría varios orgasmos garantizados)

Rabdofilia: Excitación al ser flagelado o latigado.
(Pareja ideal de los sádicos)

Sadismo: Excitación al provocar dolor físico o humillación.
(Pareja ideal de los rabdofílicos)

Salirofilia: Excitación al ingerir la saliva.
(Quita la sed, y en caso que la persona que proporciona la saliva tenga un catarro considerable acompañado de mucosidad abundante, también quita el hambre)

Somnofilia: Excitación al acariciar y realizar sexo oral a una persona dormida hasta despertarla.
(Esta parafilia suele tener más éxito con personas severamente drogadas o alcoholizadas)

Tafefilia: Excitación proveniente de ser enterrado vivo.
(Lo normal en estos casos es acabar comiéndose a uno mismo, pero parece ser que hay personas que prefieren agonizar dándole a la manivela)

Urofilia: Excitación con el uso de la orina durante en la práctica sexual.
(La lluvia dorada de toda la vida, y si tienes sed ya sabes, como un zumito de manzana)

Urticarismo: Excitación por la reacción de la piel al contacto con ortigas.
(Nada que ver con aquellos graciosos que al grito de "¡pringado!" tiran al primero que se cruza en su camino encima de unas matas de ortiga)

Vampirismo: Excitación proveniente de la extracción de sangre.
(Ya decía yo que tantos donantes de sangre no era normal.. ni concienciación, ni empatía ni nada que se le parezca: vicio, todo vicio)

Voyeurismo: Excitación al observar sin ser visto el acto sexual de otras personas.
(Me da a mí que si les ven y no les dicen nada, el pajote se lo hacen igual)

Xenofilia: Atracción por personas de otros países.
(Esto es lo que deben de tener esos que se van de Erasmus 10 o 12 veces)

Zoofilia: Atracción sexual por los animales.
(Si partimos de la premisa de que el ser humano lleva un camino imparable hacia la animalización, es posible que esta parafilia deje de ser considerada como tal en cosa de 15 o 20 años)


Y esto ha sido todo. Los que os hayáis quedado con las ganas de ponerle nombre a vuestra parafilia favorita podéis seguir buscando, porque aquí no hemos hablado ni de 1/4 parte de todas las que hay.


PD: Hablando de parafilias:



(Sin comentarios)

Etiquetas: ,

1 Comentarios, objeciones y controversias:

Anonymous Anton Pi dijo...

Ja ja ja ja, que grande lo de las entradas del google... alguien se llevará una decepción.

lun. jul. 27, 02:40:00 a. m. 2009  

Publicar un comentario

Difunde esto

Crear un enlace

<< Home